AbainGoardia











{2009/09/05}   Pateando Porkeria are fucking dead

Pateando Porkeria are fucking dead

Early days

logo_web

Hoy se cumple un año y un mes desde que Pateando Porkería dimos nuestro último concierto. Son muchos los recuerdos que vienen a la cabeza, sentimientos, algunos más difusos, y otros tan claros como un día soleado de esos que detesto, entorno a la banda a la que le he dedicado ocho años de mi vida (de unos quince que ha tenido), y de los 60 conciertos habidos en ese tiempo. Más aún cuando desde entonces sus miembros nos hemos distanciado en el plano musical al menos, salvo Raúl y yo, pese a que aún no ha servido para crear nada nuevo (pese a que dice que tiene material como para hacer un disco doble). Y aún más viendo que desde entonces hemos recibido alguna llamada y comentarios para tocar en conciertos, preguntando nuestra situación, de si daremos el último concierto en condiciones… Estas memorias para que no sean un tostón pueden ser repartidas en cuatro partes, divididas en la variación habida en la formación de la banda desde el momento en que me incorporé (que quede claro que estas son mis memorias, sentimientos y opiniones; muy probablemente, la biografía oficial de la banda sería muy distinta).

Si no me falla el cerebelo, mi primer contacto con la banda (además de conocer a Raúl por andar ambos en DDT) fue en Junio de 2001, mientras preparabamos en el Gaztetxe de Retuerto nuestro 4º aniversario. A mi cargo estaba, junto a Kistine y Alfonso si no me equivoco, el concierto del día grande, y andábamos a la busca de bandas. Pensamos en alguna de las bandas de DDT, pero como queríamos saber lo que podían pedir antes de llamarlas, me puse en contacto con la distri. Al otro lado de la línea respondió Raúl, aunque no sirvió de mucha ayuda (como curiosidad, finalmente llamamos a nuestros compañeros de Ultima Neurona, apenas conocidos en aquel entonces y que tocaban por segunda vez en un mes, a los Restons Sobres y a MPB. Al igual que el resto del día, con comida popular en la Herriko Plaza, feria, y kalejira hasta el Gaztetxe, el concierto fue muy exitoso, más de cien personas en una soleada jornada de Junio en el patio trasero del Gaztetxe. Posiblemente el mejor aniversario celebrado del Gaztetxe). Pero sí que nos sirvió a ambos para crear lazos.

Tasio

Tasio

Era conocido tanto en el Gaztetxe como en DDT que llevaba un curso aprendiendo a tocar el bajo, cumpliendo un sueño ya viejo, pues siempre me ha interesado el sonido grave del bajo, y más aún el tocar en un grupo. Raúl aprovechó esa información para preguntarme si me interesaría tocar en Pateando Porkería, pues su hasta entonces bajista Tasio lo dejaría en unos tres meses tras grabar el nuevo disco.

La propuesta me pilló desprevenido, pues no me esperaba que alguien me preguntara tan pronto. cuando aún me faltaba mucho por ver. A decir verdad, Raúl me confesaría que no buscaron demasiado (mejor dicho, fui yo el único al que acabó preguntando). Ahora sería muy distinta la cosa, supongo que la trayectoria te enseña algunas cosas o porque tienes otras aspiraciones, pero no creo que ahora fuésemos a tocar con alguien tan novel como lo era yo si no tuviese algunos mínimos que en aquel entonces ninguno teníamos. Pero en esa época valían más las ganas, todos eramos malos y nada técnicos, cosa que tampoco ha mejorado la ostia en el tiempo, je je je.

No tardé en decirle que si. Raúl se sorprendió por la celeridad y no era para menos, pues antes apenas había reparado en ellos. Distribuir si, pero casi no la había escuchado. Pesaron más las ganas de tocar que saber con quien me juntaba.


En Julio bajé a su local de ensayo, que aún sigue siendo el mismo de los garages de Irala (donde el pasado Junio nos robaron el equipo a Raúl y a mi, 5000 euros de material, ¡3000 míos!), para que Raúl me presentara al resto de componentes (y que de paso tuvieran una opinión de mi) y conocer las nuevas canciones. Recuerdo que flipé mucho en ese ensayo, me encantaron las canciones. Me esperaba una simple banda punk y me encontré con otra cosa, una onda Hardcore que bebía de otras influencias. Recuerdo haberme asustado incluso, pues no me creía capaz de coger semejante responsabilidad tan pronto, les dije que me los iban a tener que enseñar detenidamente, aún me faltaba oído musical (aún a día de hoy…). Raúl me tranquilizó, me dijo que ya habría tiempo después de grabar.

Tala Recording sessions, 2001

Tala Recording sessions, 2001

Pasó el verano y llegó la hora de grabar. Por sugerencia mía, fueron a grabar a los estudios Tala que entonces estaban en Bermeo y ahí estuve con ellos todos los días, para lo bueno y para lo malo (me perdí el concierto que dieron en Retuerto los alemanes Kobayashi porque salimos tarde de una de las sesiones). A finales de Septiembre, con las Torres Gemelas recién reducidas a la mínima expresión, el presidente Bush declaró la campaña Justicia Infinita (que rebautizaría después como Libertad Duradera, tal vez para no parecer tan soberbio) y se me ocurrió escribir algo al respecto. Le comenté la idea a Raúl y me dijo que no lo veía claro, pero que si quería escribir algo había unos ritmos sin voz que iban a grabar y que podía cantar. No seguí por esa vía, pero sí que pensé en escribir algo sobre el entonces creciente movimiento antiglobalización y utilizando como ayuda el dossier Herrien Ekintza Globala (Acción Global de los Pueblos en su versión castellana) publicado por Eguzki Banaketak, siendo su resultado Indarrak globalizatuz (Globalizando las ideas), el primer tema en euskara de la banda. Aunque lo tocamos durante mucho tiempo, acabó desapareciendo del repertorio. Una de las mayores razones fue que dejé de creer en la letra. A medida que pasaron los años vi que el movimiento antiglobalización degeneraba y se vaciaba de contenido, especialmente cuando los llamados ciudadanistas se pusieron al frente de las movilizaciones, y cuando empezaron a denunciar a los militantes radicales (los llamados Black Block) para no ser vapuleados por la policía en las manifestaciones. Eso me desengañó y dejé de cantar este tema.


tala2_webEl primer concierto se ató nada más terminar la grabación. Iba a ser en diciembre en Durango, en el concierto que DDT organizaba en el Gaztetxe Sapuetxe coincidiendo tanto con la feria de discos oficial como con la alternativa de Sapuetxe, en el que compartíamos tablas con Cave Canem (Basauri), Sklerosis (Iurreta) y Karkaba (Azpeitia), presentando todos disco. Yo fui uno de los organizadores, pero a la vez me metí en un compromiso, pues debía aprenderme las canciones en aproximadamente mes y medio, con todas mis limitaciones. Afortunadamente, Tasio aún quería dar su último concierto y decidimos repartirnos canciones, yo hice unas cinco y el hizo las siete restantes.

Llegó el concierto, 8 de diciembre de 2001. Pasé todo el día en el stand de DDT en la feria oficial, pero estaba nerviosísimo, ¡mi primer concierto! El concierto en si no lo recuerdo en demasía, pero si detalles. Tal y como ya me fijé en los ensayos, el resto llegó con una  inusitada Impuntualidad (con letras mayúsculas) que caracterizaría a la banda (y a ciertos miembros especialmente). Cave Canem dio el primero de los dos conciertos que dio para presentar el disco (se separarían al poco, dejando con el culo al aire y con muchos discos cogiendo polvo tanto a DDT como a Pozoin Banaketak). Segundos fuimos nosotros, Raúl rompió cuerda dos veces, Aran de Cave Canem le dejó su guitarra y durante dos o tres canciones estuvo tocando sin darse cuenta con una púa entre las cuerdas, mientras que tanto Aran como Pepino (ex de Sin Dios) le estaban señalando constantemente al mástil. Yo, como no, de anchoa en anchoa, metiendo la zarpa del nerviosismo. De Sklerosis poco puedo decir, ya que con la excusa de la cena me fui a tranquilizarme. Karkaba dieron uno de sus primeros conciertos antes de hacerse conocidos y lo hicieron ¡con una ensaladera como plato! Y para rematar la noche, un agresor que hasta entonces andaba por Likiniano montó gresca, llegó a las manos con Pepino.

Empezamos a dar más conciertos unos dos meses después, ya con todas las canciones en mi mente. En esos conciertos primaba la ilusión, pero ya entonces vi bastantes miserias. La primera me la llevé prácticamente en casa. En aquel entonces, Barakaldo contaba con dos Gaztetxes, y el segundo, La Probi, celebraba su aniversario, donde tocamos junto a Kloakas del Ebro. La asamblea no quiso cobrar entrada, pero en lugar de poner entrada libre y acordar una cantidad con las bandas (tal y como hacíamos en Retuerto, que en esos casos sacábamos dinero de la barra), pusieron entrada a la voluntad, pero les faltó la voluntad de pasar el bote, lo dejaron a mis pies en el escenario, con lo que al final sufrí la humillación de ver que no había ni tres euros. Les afeé la conducta y me respondieron diciendo que hablarían en asamblea para solucionarlo. Aún sigo esperando.

Abadiñoko Gaztetxea, 2002-05-18

Abadiñoko Gaztetxea, 2002-05-18

Nos venían bastantes conciertos con la excusa del nuevo disco, en esos momentos dábamos unos tres conciertos mensuales, lo cual no estaba nada mal. Ayudó la promoción (de lo cual debíamos agradecer a David, recién marchado de DDT), fue bonita la primera actuación que dimos en el Gaztetxe de Bergara, hicimos grandes amistades con la gente de Fly Shit, Supercools o con otra gente como el cantante de Dog Bite con quienes tocamos esa noche (junto a No Toxic Pipe, Code 69 y DJVU).


Posteriormente conoceríamos más a fondo a otro personaje bien distinto. Koss, alemán que por aquel entonces vivía en Usurbil y que nos llamó para tocar junto a Sklerosis en Irisasi Etxea. Le dijimos que si. Después sabríamos que esa misma noche había en el mismo Usurbil otro concierto multitudinario, por lo que pocos se acercarían. Pero aún peor fue llegar ahí (una casa perdida en medio del bosque) y supimos que no se había hecho publicidad del concierto, y para colmo faltaba parte de la gente de la casa (¡estaban en el pueblo!). Como no, los grupos fuimos el único público y perdimos dinero. Esa fue la única vez que nos lió Koss (lamentablemente no fue la última vez que la lió en algo, se volvió experto en reventar colectivos y espantar militantes).

Ya para entonces andábamos con ganas de fortalecer nuestro sonido y para ello queríamos buscar un segundo guitarrista, para dejar de ser trío. Yo pensé en Alfonso, compañero de Retuerto que estuvo en los inicios de Ultima Neurona.

Errekaortuko Gaztetxea, 2002-04-13

Errekaortuko Gaztetxea, 2002-04-13

No tardé en tocar en casa. Un miembro de la Orbeko Etxea de Laudio me propuso que tocaran los barceloneses Elektroduendes en Retuerto, tocando nosotros con ellos. No recuerdo mucho del concierto, pero sí que los catalanes parecían autistas y que apenas nos dejaron cena (no se si les avisaron o no). Alfonso nos acompañó en la escueta cena y hablamos ahí de entrar en la banda. Diría que si.

Recuerdo como después bajé alguna vez a Retuerto con la guitarra española que me dejó Gorka, para repasar partes con Alfonso con la música de fondo.

El 19 de Julio de 2002 se presentó el número 2-3 de Art Zine, donde sustituímos a Restons Sobres tocando con El Trono de Judas y Penadas por la ley. Ese fue nuestro último concierto en mucho tiempo como trío. Desde entonces seríamos cuatro, pero eso ya lo dejamos para el siguiente capítulo.



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

et cetera
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: