AbainGoardia











{2009/09/08}   Pateando Porkeria are fucking dead III

Pateando Porkeria are fucking dead III

Hard days

El verano de 2004 Pateando nos quedamos sin batería, pues Gorka, que se había dedicado a ello desde el inicio del grupo, se retiró. Alfonso, Raúl y yo nos pusimos en busca de su sustituto. Le preguntamos a diferentes personas (a Iñigo de Ultima Neurona, Carro JAN, el ex cantante de Restons Sobres Felipe y a Gorka MDH) y todos nos dijeron que no. Fue entonces cuando nos acordamos de Burzako, ex batería de Restons Sobres. Tenía una buena pegada, si bien se complicaba un poco con múltiples redobles, y le llamamos. Aunque confesó estar oxidado, dijo que sí.

Estuvimos así tres meses hasta que desapareció. Hizo una única llamada para decir adiós. Tres meses a la basura para los tres, pues cometimos el error de enseñarle las viejas canciones que no íbamos a tocar a corto plazo en lugar de componer nuevos temas. Sacamos como enseñanza de aquello que en adelante nos pondríamos a crear nuevas composiciones antes de empezar a repasar el repertorio de directos, ya habría tiempo para ello.

Alberto, Zaragoza sessions, 2005

Alberto, Zaragoza sessions, 2005

Así, en octubre proseguimos en busca de la pieza que le faltaba a nuestra batería. Yo llamé a Augusto, batería de Infux. Al mismo tiempo, estando en DDT, Raúl estuvo charlando con Elfo Negro, que venían para publicar su nuevo disco Márgenes. Hablando con ellos, Alberto, su batería, se ofreció para tocar. Cuando nos lo anunció Raúl flipamos, pese a conocerle, no habíamos hablado con él porque no confiabamos en que fuese a decirnos que sí. Cuando Augusto me dijo que no, la elección era clara.

Barakaldoko Gaztetxea 2004-12-24

Barakaldoko Gaztetxea 2004-12-24

Con Alberto empezamos tocando los escasos temas nuevos que habíamos salvado de la quema previa y poco a poco iban saliendo los nuevos ritmos. Estábamos maravillados, Alberto es muy buen batería y con él estábamos reinventando los temas. Las nuevas canciones tenían mucho mejor aspecto y volvía la ilusión. Así, volvimos a dar algún concierto, como el debut de Alberto en la Nochebuena de 2004 en el Gaztetxe de Barakaldo, con JAN y Les Paliers (el efímero nuevo grupo de Alfonso). El siguiente lo dimos en el Gaztetxe de Basauri, en la primera edición del concierto grande que todos los años celebra por Marzo DDT, acompañando a Al infierno en Goitibera, Kloakao, JAN, Disface y El Trono de Judas.

En esas fechas ya estábamos pensando en la grabación del nuevo disco, debía ser inminente. Por propuesta mía y estando de acuerdo todos llamamos a Caspas, ex batería de  El Corazón del Sapo y que había grabado varios discos de hardcore que nos gustaban por su sonido. La cita era para octubre, avisándonos ya que debíamos ponernos las pilas para ello (entre otras cosas, meter horas con el metrónomo).

Sin embargo, antes hubo un momento de crisis. En abril debíamos dar dos conciertos el mismo fin de semana en el Gazte Lokala de Deusto (con Al infierno en Goitibera) y en Urretxu (con Luchando para cambiar y Supercools). Tras el concierto de Deusto por motivos que ni termino de recordar ni que vienen a cuento tuvimos una bronca monumental en la que Alfonso se marchó. Tuvimos que llamar para avisar que el concierto del día siguiente tendría que ser sin nosotros.

Tras pensarlo, los otros tres decidimos seguir como trío preparando la grabación. Alfonso se comprometía a preparar los temas hechos hasta entonces, si bien al final apenas apareció a los dos primeros ensayos.

En cuatro meses invertimos muchos días y muchas horas tocando con el metrónomo. Si bien al principio nos sacaba de quicio el pitido del cacharro digital, finalmente le cogimos la medida y afianzamos las canciones. Alberto y yo llegamos a hacer ensayos en dúo para compactar la base rítmica, nos cogimos el truco y Raúl nos acompañaría estupendamente y añadiría diferentes guitarrazos. En ese estupendo ambiente salieron los últimos temas, como Vuelven, uno de los más populares, y el que para mí es el que mejor quedó del disco y de los que más me transmitían, Epitafio.

En Agosto fuimos una tarde (¿o fueron dos?) al local okupado de Banderas en el barrio de Arangoiti donde residen Elfo Negro y otros grupos y colectivos, para grabar la premaketa que nos pedía Caspas con el cuatro pistas analógico que nos prestó Pepino. Tras ello, Raúl y yo nos quedamos una noche de gaupasa en su casa grabando las voces y mezclándolo, antes de irse de vacaciones.

Tras la gaupasa fui a casa y al despertarme escuché la mezcla que me pareció horrible. Intenté arreglarlo junto a Alberto pero nada pude hacer con mis nulos conocimientos, de modo que opinamos que no valía la pena, lo que mosqueó (con razón) a Raúl, pues el curro que se había pegado en nuestra gaupasa había servido en balde.

Premaketa, Pateando Enea, 2006-09-30

Premaketa, Pateando Enea, 2005-09-30

Conseguí hablar con Caspas (lo cual a día de hoy es casi una odisea) y dijo que no tenía importancia, que se subiría un par de días antes y grababa las guías él mismo. El último día de septiembre llegó y bajamos al local a hacer esa grabación. Creo que ahí ya se quejó de algún fallo, pero dijo que nos encargaríamos en Zaragoza.

Al mediodía siguiente, 1 de Octubre, tomamos rumbo a la capital maña los tres guiados por Caspas. Tras el viaje de tres horas, llegamos al barrio del Gancho (junto al Pilar y La Madalena) y dejamos todos los trastos en el estudio. Pequeño, maqueado, diferenciado en dos plantas, estábamos en el antiguo local de El Corazón del Sapo dispuestos a grabar nuestro disco. Nuestro refugio sería la casa de Caspas.

Studio Tombs

Studio Tombs

Madrugamos al día siguiente para poner la batería a punto, afinamos, Caspas colocó los micros, ecualizó e hizo pruebas. Para la tarde ya teníamos grabados los primeros ritmos. Alberto nos dejó estupefactos, no tanto por lo bien que lo hacía, sino por el hecho de que la batería que trajo estaba reducida a la mínima expresión. Bombo, caja, base, charles y resto de platos básicos. Ni timbales ni otras florituras. Al parecer, cargado por el ruido producido con el disco de Elfo Negro, buscaba sonidos más limpios y así llevó menos piezas y tocando más suave digamos. Influiría mucho, quedó mejor para las canciones más calmas, pero pesó en las canciones potentes (Vuelven no tiene color a comparación de los directos). Caspas solo le llamó la atención un par de veces. Nos sorprendía su capacidad para sin conocer la canción y solo escuchando la batería pudiese notar donde fallaba el ritmo para indicar que lo repitiera.

Creo que aquella tarde estábamos en el parque Brul tomando un trago cuando hablamos de posibles colaboraciones. Pensaba que podía quedar estupenda una voz femenina para una de las canciones que cantaba yo (Estoldak zeruan – Oroimenaren zapore mikatza II, Cloacas en el cielo – El amargo sabor de la memoria II) y pensamos que en Dios Salve al Athletic quedaría estupenda una voz gutural y cascada. Para la primera pensamos en Pep4, vocalista de Visión Túnel y Criatura, mientras que para la segunda opción pensamos en Jaume Intelectual Punks y Disface (que para entonces se había mudado a Zaragoza). Flipamos cuando vimos que quien nos tomaba nota en la terraza del parque era la propia Pep4. Mientras pedíamos los tragos le hicimos la propuesta, añadiendo que su colaboración sería en euskara. Considerando que entonces apenas nos conocíamos, que nos dijera que mientras tuviese la letra delante no ponía objeciones nos sorprendió gratamente.

Pep4

La estancia en Zaragoza fue de lo más gratificante y fructífera en mi opinión. No solamente por el propio disco. Hicimos grandes amistades. La primera fue la de Caspas, hacia quien sentíamos cierta idolatría por su paso por los Sapos, dejando ésta a un lado cuando nos hicimos amigos de la persona. Posteriormente nos acercamos a la gente de la órbita de la distribuidora Mala Raza (Álvaro, Jorge, Cayo, Marta, …). Fue importante para Raúl y para mí, la relación entre DDT y Mala Raza no era la mejor, para ellos éramos simplemente publicadores de punk vasco y ellos nos parecían un tanto elitistas. Además, recuerdo que dos años antes cuando nos presentaron a uno de ellos y a mí, y se mencionó que tocaba en Pateando Porkería puso una cara rara. Esos días para quitar falsas impresiones mutuas vinieron bien.

Gancho Sonoro Social Club

Alberto terminó enseguida con su parte y llegó mi hora. He de reconocer que para mí fue terrible. Era mi primera grabación seria (al margen de la canción de Tala) y estaba que me subía por las paredes. Luego Caspas se cebó conmigo, con razón, daba demasiados toques de dedo en poco espacio, ritmos que no encajaban con la batería… Me costó bastante, tuve a Caspas detrás constantemente describiendo los ritmos que debía hacer.

Los ritmos tenían muy buena pinta para cuando tocaron las guitarras. Pero al llegar aquí se cometió uno de los mayores errores del disco. En lugar de grabar con el amplificador, Caspas comenzó a grabar directamente en línea. Le preguntamos si usaríamos el ampli y dijo que sí, pero al final no se usó. Por eso tiene el disco ese sonido flojo de guitarra. De todos modos, Raúl lo hizo muy bien, Caspas apenas le dio indicaciones.

Tomamos un día y medio aproximadamente de descanso para hacer letras. Llegamos a la grabación con falta de ellas, de diez temas a grabar solo cuatro estaban completadas y había que escribir algo a las otras seis fuese como fuese. Contando con ello me llegué a llevar veinte libros para buscar inspiración de autores como Luther Blissett, Wu Ming, International Situationniste, Nanni Balestrini, Irvine Welsh… Raúl escribía y hacía melodias de madrugada, mientras dormía el resto. Yo escribí para un par de canciones, terminando Gizarte sistematikoki alienatuan bizitzeko tratatua (Tratado del saber vivir en una sociedad sistemáticamente alienada) y la adaptación del texto que introduce la novela 54 de Wu Ming para Epitafio.

Empezamos a cantar. Alberto terminó rápido su parte (esa tarde estuve terminando la letra del tratado), me encantó el resultado de Epitafio (me jodió no estar ahí para completar voces). Seguí yo después y volví a tener problemas. La que mejor me quedó inicialmente fue la del Athletic, solo tuve que repetir para encajar bien el grito final. Tuve mayores problemas con el resto. Quería dejar a un lado la voz gutural y demostrar mi valía para la melodía, y sí que fui con ideas pero sin apenas conocimientos, por lo que metí bastantes gambas y no atinaba. Pero como parece que tenía una gran habilidad para doblar voces, Alberto bajó para hacerme guías de voz sobre las que cantar correctamente.

Alberto und Marta

Raúl sí que tuvo problemas al llegar aquí. El ordenador de Caspas fallaba demasiado y daba auténticos problemas para grabar. A eso había que añadir que no atinó en algunas canciones. Las voces originales de No hay líder eran muy distintas y Caspas le dijo que no encajaban ni con soldador. Como estaban esos dos problemas, nos mandó una semana a casa, el tiempo que necesitaba para limpiar su computadora.

Había un pequeño problema para cuando regresáramos: debíamos estar en las mezclas el máximo posible de componentes, pero el jueves Alberto tenía la boda de su hermano y el sábado era yo quien debía estar en similar evento en Zaldibia. Como cronológicamente iba él primero, Alberto se quedó en Bilbo y se suponía que yo haría la odisea a la Gipuzkoa profunda el sábado. No fui a las nupcias al final, era vital estar ahí en ese momento de la grabación (disculpas una vez más a Monike y a Xabi).

Raúl terminó las voces y empezamos con las mezclas. Durante la grabación se empezó a ver una de las influencias en el desenlace final del grupo: la batalla de egos. La semana que estuvo Alberto en Zaragoza discutió con Raúl ya que había unas guitarras que quería incluir él mismo. En las mezclas fuimos Raúl y yo quienes discutimos acaloradamente al no ponernos de acuerdo con que toma quedarnos. Fueron tan duras que pasamos una semana desde que volvimos a Bilbo sin dirigirnos la palabra.

Empezamos a pensar a la vuelta en el diseño y volvimos a confiar en Peru de TV Eye. Entretanto volvió a haber una nueva discusión a cuenta del nombre de la banda. Llevaba ya mucho tiempo cansado por el lastre que al menos me parecía a mí, no me veía con fuerzas para seguir con el mismo. Era un mal para nosotros, veía como ciertos conciertos en los que podíamos haber estado no se contaba con nosotros evidentemente por la connotación negativa del nombre y cuando debía promocionar al grupo me tocaba dar demasiadas explicaciones para que escucharan el disco. Fue eso lo que les expliqué y más o menos estaban de acuerdo, pero para mi sorpresa se decidió mantener el nombre tras una reunión en la que me sentí entre la espada y la pared.

La Kelo Gaztetxea 2005-12-03

La Kelo Gaztetxea 2005-12-03

En diciembre dimos nuestro primer concierto posterior a la grabación en La Kelo de Santurtzi, junto a Los Huevos de Kinder y Zinc. Se notó que veníamos de la grabación, nos salió un gran concierto, y volvimos a recibir felicitaciones, incluyendo la de componentes de Zinc.

Peru nos falló con el diseño. Es verdad que no dimos gran cosa, pero su esfuerzo fue casi nulo y el resultado para el nuevo disco La revolución no tiene rostro fue una de las portadas más anodinas de la historia.

Entretanto volvimos una vez más a Zaragoza, para corregir un error en la grabación de una guitarra de Estoldak zeruan (y así encontré la excusa para regrabar unas anchoas en esas voces). El 30 de diciembre nos desplazamos allí los tres acompañados esta vez de Alfonso, quien metió una de sus guitarras. Raúl debió de regrabar una guitarra que desapareció y no fue hasta que regresamos a Bilbo (sin opción de corrección) cuando me di cuenta que lo que grabamos fue muy distinto a lo primero que se grabó, quedando más soso.

Enviamos el disco en enero a fábrica (el último trabajo de DDT en Polisistem, antes de que cerrara sin previo aviso y sin devolver ningún master, dejando a la DDT con el culo al aire). Lo enviamos con prisas, pues en unas dos semanas presentábamos el disco en la Orbeko Etxea de Laudio, junto a Cordura y Visión Túnel (donde hay confianza… je je je).

"La revolucion no tiene rostro" diskoaren aurkezpena, Orbeko Etxea, 2006-02-18

Presentación del disco "La revolucion no tiene rostro", Orbeko Etxea, 18-02-2006

El disco llegó por los pelos y dimos otro buen concierto. Conocimos al resto de componentes de Visión Túnel y así creamos lazos con los que sin ir más lejos ataríamos el concierto de Junio en Zaragoza.

Para el tercer concierto volvíamos a tener el gusanillo de ser cuarteto para insuflar potencia a los directos y casualidad hubo quien se ofreció inmediatamente por iniciativa propia. Su nombre era Felipe, cantante de Restons Sobres, el mismo que fue esquivo cuando le entramos para que tocara la batería. Una vez más, la Gazte Lokala de Deusto vio el que sería el último concierto de ese trío de Pateando (curioso, ese sitio vio el final de dos formaciones de la banda), donde acompañamos a Fly Shit. Pero esto lo dejamos ya para el último capítulo.



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

et cetera
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: