AbainGoardia











{2009/05/12}   Watchmen

watchmen_webWatchmen

Alan Moore eta Dave Gibbons

ISBN 978-84-674-7327-8

478 páginas

Planeta de Agostini

Alan Moore es uno de los mejores guionistas del actual mundo del cómic. V for Vendetta, From Hell, Promethea… Ha dado vida a muchas historias, dándoles un poso radical y con mensaje de calado. Puede que en otra ocasión cite la monumental V for Vendetta (pues hace tiempo que lo leí) pero ahora toca Watchmen, este gran cómic (o novela gráfica) que vuelve a estar de moda merced a la reciente película basada en ella.

Decimos que es una novela gráfica no solo para llamar al cómic de otro modo más sugerente como se hace otras veces. Watchmen es realmente una novela, con principio, desarrollo de los personajes, trama y final (no como otros cómics que para tirar de la rentabilidad de sus personajes se alargan como el chicle, como si sus personajes fuesen eternamente jóvenes o inmortales, Superman, Spiderman, u otros del mundo de la televisión como Los Simpson, han pasado veinte años y Maggie sigue siendo un bebé mientras que Maude Flanders tiene el título de ser uno de los escasos personajes muertos de la serie).

La historia se desarrolla en un 1985 paralelo. El mundo (o al menos los Estados Unidos en el que se desarrolla) es fascista, Richard Nixon sigue siendo presidente merced a modificaciones que ha hecho en la constitución, EEUU ha ganado la guerra de Vietnam, y cualquier excusa puede desatar realmente la Guerra Nuclear. Ha habido heroes enmascarados que han defendido la justicia durante años hasta que la Ley Keene de 1977 los deja fuera de la ley.

En ese ambiente se produce un asesinato. Alguien asesina a Edward Blake, hombre que trabaja para el gobierno, arrojándolo al vacío desde el rascacielos en el que vive. Edward Blake es uno de esos justicieros (o superhéroes), cuyo nombre en clave es El Comediante y que es uno de los héroes, junto al Doctor Manhattan), al que no se le ha aplicado la Ley Keene.

Uno de los héroes ilegales, Rorschach, investigará el asesinato del Comediante y es ahí donde tiene la novela el punto de partida.

En los primeros capítulos se va conociendo la procedencia de los personajes. Es de destacar que salvo el Dr. Manhattan, ninguno de estos héroes tiene poderes sobrenaturales (al contrario de lo que se ha visto, en el que Batman es de los escasos superhéroes, o el único, sin poderes sobrenaturales).

Se presentan dos generaciones de héroes. Los que trabajan en los años 40 (Minutemen) y los que lo hacen en los 60-70. De los primeros se destaca al primer Búho Nocturno y a Espectro de Seda.

El Comediante participa en ambas generaciones y observamos que es un personaje oscuro. Algunas lo consideran fascista, otros nihilista. Tras repartir la justicia en la calle, pronto se pone a trabajar para el gobierno, la Segunda Guerra Mundial, Vietnam, Panamá… Es un hombre que comprende el mundo que conoce, sabe que va al sumidero y sigue en el a su modo irónico. El sobrenombre de Comediante le viene al pelo.

Otra heroína es Laurel Juspeczik, hija de la Espectro de Seda, quien la empuja a seguir sus pasos, y quien odia al Comediante pues trató en su día de agredir sexualmente a su madre. Además es también la última novia del Dr. Manhattan.

Un tercer héroe es el segundo Búho Nocturno, amante de los pájaros (colabora en revistas de ornitología tras verse obligado a retirarse) y un magnífico ingeniero que se construye todos sus artilugios, incluyendo su nave Archie.

El cuarto es el nombre en clave Ozymandias, Adrian Veidt, el hombre más inteligente del mundo, seguidor acérrimo de Alejandro Magno y que tras retirarse antes de la Ley Keene se convirtió en gran magnate empresarial, se construye una instalación en la Antártida y crea a su mascota Bubastis, un lince gigante genéticamente modificado.

Dejo para el final a los dos personajes que más me han atraído por diferentes motivos. De un lado está el Doctor Manhattan, que tal y como se ha dicho previamente, es el único héroe con poderes sobrenaturales. En su anterior estado de Jonathan Osterman sufre un accidente con un experimento que lo convierte en otra entidad totalmente diferente, como una especie de fantasma atómico (de ahí el nombre de Manhattan, en “homenaje” al Proyecto Manhattan que desarrolló la bomba atómica). Su habilidad es el dominio de los objetos a nivel atómico destruyéndolos o teletransportándolos, el don de la obicuidad (estar en más de un sitio a la vez) e incluso ser consciente de diferentes fases del tiempo (es capaz de mantener conversaciones al mismo tiempo en diferentes épocas). Vamos, que es casi como un dios. Y eso es lo que lo vuelve un personaje oscuro, puesto que va perdiendo su humanidad ya que no es capaz de comprender nada que no sea a nivel atómico.

Pero el que más me ha gustado ha sido Rorschach. Un hombre atormentado, al que pegaban su madre y sus vecinos hasta que se hace consciente y hace frente a las injusticias. Se convierte en Rorschach utilizando una peculiar máscara y es muy radical, ya que para él solo existe el blanco y el negro. El coge por su cuenta las riendas de la investigación de la muerte del Comediante y dará comienzo a su particular Odisea (y la de sus amigos héroes obligados a retornar).

Este cómic tiene otros atractivos. Entre capítulos encontramos subcapítulos de puro texto que sirven de paréntesis y para seguir desarrollando tanto a los personajes como diferentes momentos de la trama, como artículos de prensa, las memorias del primer Búho Nocturno, artículos de pájaros del segundo, etc.

Magnífico el trabajo de Dave Gibbons retratando en papel el universo de Alan Moore, son buenísimos los dibujos (siento no poder decir más al respecto, no soy ni experto ni muy seguidor del mundo del cómic).

Y lo último que voy a destacar es la presentación, se aprecia el poder económico de Planeta, pues han invertido en vistosidad. Tamaño gigante, respetando los vivos colores, tapas duras, tipo de papel apropiado…

Sobresaliente. No se puede decir otra cosa. Estoy a punto de adquirir la película y en otro momento intentaré hacer la comparación, quiero ver si Alan Moore tiene razones (como en V for Vendetta y otras anteriores) para no querer saber nada de la película y rechazarla.

¿Quién vigila a los vigilantes? (Who watch the watchmen?)



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

et cetera
%d bloggers like this: