AbainGoardia











{2009/05/21}   Fiesta de fin de curso de Bilbaomusika, Palacio Euskalduna, 20-05-2009

Palacio Euskalduna, 20 de Mayo de 2009

Fiesta de fin de curso de Bilbaomusika

Llegó al fin el día. Bilbaomusika organizó ayer su fiesta de fin de curso, ¡nada menos que en el Palacio Euskalduna! Cuando nos dieron la noticia hace unos meses la mayoría estaba muy ilusionada puesto que pese a su experiencia, iba a ser la primera vez que tocaran allí. Mis reflexiones fueron más contradictorias. Como no, por un lado a mí también me satisfacía tocar en un lugar con la acústica del Euskalduna (la mayoría de los conciertos que hice con mi banda no tuvieron siempre buena acústica, puesto que eso no ha sido nunca el fuerte de la mayoría de Gaztetxes y escenarios de Comisiones de Fiestas, pero el circuito político de los Gaztetxes es el que elegimos y no me arrepiento ni un ápice). Pero por otro lado no me hacía ninguna gracia, de verdad. Llevo ya tiempo criticando el desarrollo urbanístico de Bilbo (en el sentido del espectáculo me refiero), que ha evolucionado de ciudad gris, a ciudad de actitud gris. Guggenheim, Euskalduna, Urban Circuit, Bilbao BBK Live, Kobeta Sonik, Zubiarte, Megapark… no fueron pensados por el bienestar de sus habitantes, sino para atraer a turistas maravilladas por tanto glamour que son quienes atraen las inversiones de empresas, verdadero objetivo de todo este proceso especulativo. Solo esa clase de movimientos pueden explicar cosas como que Metro Bilbao fuese antes marca registrada que un servicio de transporte real, o que esté prohibido filmar o hacer fotografías dentro de sus instalaciones (¿Realmente creen que se quiera filmar un sarcófago? ¿Qué creen que tienen, el Metro de Moscú?). Euskalduna me parece algo aberrante. Cuando presentaron su proyecto dijeron que lo construirían queriendo honeajear a los trabajadores de los Astilleros Euskalduna. Pitorreo. Tiene narices que la misma camarilla que los dejó en la calle sea la misma que dice querer hacer algo en su nombre. A mí al menos no me haría gracia en su lugar.

Bueno, vayamos al grano.

SNC00019Tras dar un bonito paseo ribera del río abajo (por la orilla contraria, puesto que no quería cruzar la caseta del perro Puppi), llegué al Palacio Euskalduna pasadas las 17:00.

Para entonces ya había cola para hacerse con las invitaciones. Fue ahí donde me encontré con las primeras compañeras de orquesta. Algunas se quedaron para conseguirlas, mientras que el resto fuimos a la entrada trasera, puesto que habíamos quedados a las 17:40 para hacer la prueba de sonido.SNC00049

Bajamos a la planta -3 y aquello no era tan diferente a La Casilla o cualquier polideportivo. Un frío pasillo de mercancías en el que había tres camerinos pequeños, de cuatro paredes, cuatro sillas, mesa y un espejo de mucha iluminación. Muy pequeño, pensad que las cellistas tuvimos que dejar los violoncellos en un rincón del pasillo guardados entre mesas apiladas.

Ana nuestra directora estaba nerviosa, pues se acercaba el momento de la prueba y apenas había diez personas para probar. Nos mandó llamar a quienes estaban en la fila, justo en el momento en que salían del ascensor.

Fuimos a hacer la prueba pero aún había otras alumnas haciendo sus pruebas, lo cual al menos dio pie para que el resto de la orquesta fuera llegando. Finalmente probamos a las 18:30, a tan solo 30 minutos de comenzar la función.

Iba a empezar la fiesta, y nos encontramos con problemas. Por motivos de seguridad del Euskalduna, no se podía ir del Backstage al público sin dar toda la vuelta al edificio. Como algunas queríamos ver el resto de actuaciones, nos tocó dar la vuelta para conseguir las invitaciones.

El comienzo lo dieron los presentadores de la escuela, un hombre que daba la brasa en cualquier idioma, y la directora de la escuela que sin rodeos presentaba directamente cada actuación.

El inicio lo dio el grupo de txistu Izenbaiku, con la pieza con cierto toque de vals Tolosa de Leandro Zabala.

Las mayores de canto dieron la campanada como en anteriores ocasiones. No contentas con cantar, interpretaban las mismas. Para el Trío de las viudas (La corte del faraón) de V. Lleó se vistieron evidentemente de viudas y un par de egipcios llevaron en volandas a una de nuestras compañeras de orquesta vestida de Nefertiti. Más tarde un dúo salió a interpretar La tabernera del puerto de Pablo Sorozabal, caracterizados de matrimonio de arrantzales (pescadores vascos) borrachos, desternillante, pues parecía la vergonzosa “Escenas de matrimonio”.

Posteriormente salió un chico a interpretar el Nocturno en Mi Bemol Mayor de Chopin, conmovedor y brillante.

El grupo de acordeones interpretó dos piezas, Oblivion de A. Pazzola y Samba de A. Musichini y C. Savoire,esta última acompañados de batería y contrabajo.

Dos acordeones se quedaron para ayudar a cuatro parejas de baile con Edurre (Mazurka) de S. Bikandi, una de ellas se movía muy bien, las otras dos estuvieron correctas, y la cuarta se movía lo justito en el espacio reducido que tenían.

A continuación salieron las chavalas de la orquesta joven de nuestra directora Ana para interpretar las mismas piezas del Musikaldi de Mungia, Marco takes a walk, Tom-tom Tomahawk y Two Scottish airs (canciones tradicionales arregladas por S. Nelson). Muy bien, los primeros violines me daban envidia, ya que son capaces de hacer vibrato, cosa que yo no (tengo que meter horas).

Luego vinieron los grupos de música moderna. Solo pudimos asistir a la primera interpretando la gran With a little help from my friends (versión de Joe Cocker, no la versión original de The Beatles). Los siguientes interpretaban “Mamma mia” de Abba, momento en que volvimos al Backstage, je je je. Descubrimos que hubo uno más espabilado que nosotros, que consiguió un pase de camerinos para poder pasar sin dar toda la vuelta.

SNC00055Cuando volvimos Ana nos dijo que enseguida entrábamos, pese a que en el programa figuraba que entrábamos después de la coral infantil. Ahí estuvimos esperando y finalmente se cumplió con el programa.

Entramos, pero el inicio se retrasó. Las cellistas teníamos problemas. El mayor fue que de cinco, tres no teníamos donde ponernos. Tuvimos que hacer una nueva fila removiendo para ello el teclado que había detrás nuestro, además de pedir sillas. Finalmente una vez sentados dimos aviso y comenzamos con Song of Sedona de Doris Gazda.

Valorad vosotras mismas, aquí tenéis el vídeo (este y más podéis verlos en nuestro blog http://www.blogari.net/orkestra207, nombre que pusimos a la banda confundiendo el número de aula en el que nos juntamos).

Luego vimos a la otra orquesta y nos marchamos a tomar un pote. Una buena tarde finalmente en un lugar no muy agradable para mi.

A ver si de ahora en adelante menciono otro tipo de conciertos, je je je.



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

et cetera
%d bloggers like this: