AbainGoardia











{2009/07/05}   Isis, “Wavering radiant”

isis_webIsis, “Wavering radiant”, CD/LP

Conspiracy Records

Al empezar el blog y darle forma me marqué ciertos objetivos, entre ellos compartir mis mayores aficiones. Ya he empezado a hacerlo con los libros, pues Wu Ming (y especialmente su obra Q) son unos de mis escritores favoritos y en el horno hay reseñas de otros libros que me han encantado. Sin embargo con los discos me está costando mucho, pues pese a mi pasión me está costando encontrar el modo de demostrar lo que siento escuchándolos. Trataré de ir mencionándolo a lo largo del año, Crass, Dead Kennedys, Fugazi, Lisabö, Dut (éstos los dejo para finales de año, cuando llegue el momento de mencionar los discos de la década), Cult of Luna, Refused, … Bueno, puede que no los mencione todos al final, pues prefiero potenciar a aquellos que se mueven y potencian el circuito alternativo y son muchos. Hoy mencionaré una banda por la que siento una muy especial debilidad, Isis, y el disco que han publicado hace tres meses exactamente, Wavering radiant.

Isis es una banda de Boston con doce años a su espalda (no los confundáis con una banda de los 70). La discografía presentada en todo este tiempo ha sido abundante. Tras una maqueta, en 1999 presentan su primer trabajo oficial, The mosquito control CD y MaxiLP de cuatro canciones. En 2000 toca su segundo maxi The red sea, que incluye la demo del 98 como extra. Con la excusa de una gira hicieron su tercer maxi, Sawblade, que se convertiría directamente en objeto de coleccionismo (300 CD-R+¡Hoja de rotaflex! y 300 LP; pensad hasta donde llega el coleccionismo, que cuando anduve buscando algún rastro del disco, encontré uno de esos CD-R en Ebay, hoja de rotaflex y todo, a 250 € ¡y se vendió! ¡¡¡Un maldito CD-R!!!). En 2001 publican al fin su primer largo, Celestial, con el cual ya crearon mucha atención.

En 2003 publican la que para mi es su joya, Oceanic, disco redondo desde el primer hasta el último acorde. “The begining and the end”, el precioso instrumental “Weight”, o “False light” son canciones redondas. Fue tan buen disco, que unos cuantos amigos remezclarían e incluso reinventarían las canciones en clave electrónica presentando así el doble CD o cuatro LPs que fue el Oceanic Remixes / Reinterpretations.

En 2005 presentan el CD/LP Panopticon, otro buen disco, aunque no tanto como el anterior. A finales de 2006 llega el magistral In the absence of truth, a la altura de Oceanic y totalmente ambiental (La canción final “Garden of light” es una de las mejores que he escuchado nunca y algún día la acabaré tocando). Al poco, por encargo del sello Konkurrent graban junto a los escoceses Aereogramme (tocando conjuntamente) tres temas para el subsello de sesiones especiales In the fishtank, dos de esos cortes son grandiosos, pese a tener bastante más relación con los escoceses que con los de Boston.

A primeros de 2008, para celebrar el décimo aniversario de la banda, Conspiracy Records publica una edición limitada de lujo, una caja negra con toda su discografía en formato LP, salvo la sesión con Aereogramme y un 7”, que si bien no conservan las portadas originales, al menos incluían todas las letras, algo de agradecer ya que Isis nunca las ha incluído en ningún disco.

En Abril de 2009 presentan su quinto disco, Wavering radiant. El disco recoge las bases de sus dos anteriores trabajos, por un lado tenemos los sonidos ambientales de In the absence of truth, pero por el otro encontramos también el sonido directo y crudo de Panopticon. El disco tiene un sonido sobresaliente, donde cada instrumento tiene su propia personalidad, donde destacaría la batería y especialmente el bajo. Vamos a observar las canciones:

Hall of the dead tiene la fórmula que deben tener todas las primeras canciones, es decir, servir de carta de presentación de la banda y ser atractivas. Y lo consiguen, de un inicio muy metalero, se amansan enseguida, el teclado va ganando presencia paulatinamente mientras que las voces semiguturales van abriendo paso a voces melódicas, para explotar de nuevo en ritmos más potentes hasta disolverse para dar continuidad al siguiente corte.

Ghost key se inicia con un elegante teclado, para proseguir en un ritmo metálico muy pesado, conducidos por voces desgarradas. Las guitarras afiladas cortan el ritmo para abrirle hueco a la melodía calmada final.

Hand of the host es otra de las joyas del disco, bajos de buen gusto (con un buen efecto de reverb) acompañados de una buena batería marcada, el cantante da la impresión de que va a romper a llorar, antes de prorrumpir en gritos acompañados de duras notas de guitarra. Desde ahí vemos el trabajo de la instrumentación a la hora de hacer florituras que van progresando, sin hacer punteos (no al menos a los que nos tiene acostumbrado el heavy clásico), pero si la sensación de sumergirnos en un viaje sin rumbo.

Prosigue el tema que da nombre al disco, Wavering radiant, una especie de cacofonía de radiaciones nada más.

Stone to wake a serpent es uno de los cortes que menos me gustan del disco. Con ciertos toques stoner, ritmos muy repetitivos, con mucha presencia de teclados y gritos por doquier. Se me hace eterno.

20 minutes / 40 years es sin duda el single del disco. Con unos buenísimos bajo y batería marcando un ritmo muy pausado como apertura. Al ritmo van añadiéndose las guitarras y el teclado, seguido por el mayor intervalo en el que el cantante ha metido una voz muy melódica, tres minutos nada menos, que son sesgados finalmente por la voz rasgada que dirige ritmos tan suaves, hasta ser detenido todo por unos redobles de batería y una progresiva melodía de bajo brillante que preceden a la explosión final.

Treshold of transformation cierra brillantemente el disco. De inicio muy heavy, ritmos muy pesados y voz salvaje, va calmándose poco a poco, preparándonos para el final un fragmento melódico pero no pausado (el teclado ayuda considerablemente a ello). Los minutos finales son maravillosos. De una interrupción súbita arrancan con la desnudez del bajo, que hace la descripción del ritmo sobre el que irán progresando. Suaves redobles de batería le van haciendo compañía, mientras que las guitarras van cogiendo su papel, mientras que la primera va marcando ligeras melodías, la segunda se nota del efecto Ebow, que como indica el nombre del instrumento (Electronic Bow, arco electrónico), irá marcando dulces notas similares a las que un arco haría sobre un violonchelo (o una viola o un violín). Precioso.

La evolución de Isis ha sido fantástica, de hacer un metal muy pesado en sus primeros maxis a ir haciendo discos cada vez más ambientales, como en su día el Post-Hardcore o Post-rock releyó el Hardcore, convirtiéndose en unos de los maestros del estilo, junto a bandas como Neurosis, Pelican, o Cult of Luna.

Como ya he dicho, si bien para mí Oceanic e In the absence of truth son sus mejores discos, este también es un trabajo redondo, de modo que no deberíais perder la ocasión de escuchar este álbum e incluso tenerlo entre vuestras manos, pues nuevamente la presentación ha sido de lo más cuidada. No podemos decir lo mismo de sus directos, pues los conciertos más cercanos donde han tocado fue hace tiempo cerca de Burdeos y hará un año en Barcelona abriendo para Tool.



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

et cetera
%d bloggers like this: