AbainGoardia











{2010/08/27}   Origen

Inception (2010)

Director: Christopher Nolan

Intérpretes: Leonardo di Caprio, Joseph Gordon Levitt, Ellen Page, Tom Hardy, Ken Watanabe, Dileep Rao, Cillian Murphy, Tom Berenger, Marion Cotillard y Michael Caine

Guión: Christopher Nolan

 

Christopher Nolan es otro director que se está acostumbrando a hacer muy buenas películas, teniendo a su favor el poder contar con cada vez mejores presupuestos para ello. Este Origen es la mejor muestra de ello, pues solo con ello se pueden construir los mundos imposibles de este atrevido film. De hacer curiosas películas (Memento, Insomnio…) dio un mayor saltó cuando reinventó tanto la saga como al propio héroe Batman con la llamativa Batman Begins. Pero si algo consiguió fue romper moldes con la segunda parte de la saga, El cabellero oscuro (The Dark Knight), con unas escenas absolutamente opresivas de las que sale posiblemente la mejor interpretación que jamás se haga del mejor Joker, tan brillante como acojonante, redondeado por la interpretación del malogrado Heath Ledger, si bien para mí tengo que el Oscar póstumo que recibió fue precisamente por haber muerto.

En tanto prepara la tercera parte se ha tomado un paréntesis para presentar esta obra que cuenta con su propio guión.

Vuelve a estar de moda Leonardo di Caprio, quien tras ser el guapo de Titanic no había destacado en otras películas (igual El aviador), pero este año ha vuelto a destacar por el éxito que están teniendo dos películas en las que ha participado. La primera fue Shutter Islan de Martin Scorsese al tiempo que la ahora mencionada Origen es la segunda.

Leonardo interpreta a Cobb, quien junto a otras pocas personas tiene una gran cualidad: puede penetrar en los sueños de otras personas, gracias a los avances realizados tras las enseñanzas de su padre. Sin embargo ha tocado fondo. Tras hacer experimentos junto a su mujer Mal (Marion Cotillard), esta se suicida y deja una nota acusando a su marido de querer asesinarla, con lo cual se ve forzado a huir de los Estados Unidos. Solo le queda un medio de subsistencia con la cual comprarse el perdón y retornar con sus hijos: entrar en los sueños de otros para robarles sus ideas.

Es ahí donde comienza el filme, pues un peligrosísimo grupo le encarga robarle al poderoso empresario Saito (el gran Ken Watanabe) una idea. Vemos como intenta engañarle ayudado de su fiel compañero Arthur (Joseph Gordon Levitt). Pero tiene un serio problema. En sus sueños Cobb acaba metiendo a su mujer muerta, Mal, quien siempre le desbarata todos los trabajos. Es así como Saito es consciente del engaño y se despierta. Tiene a los dos hombres a su merced, o puede que no, y les dice que no le sirven y que no ha pasado su prueba, momento en el que tanto él como el público nos llevamos una gran sorpresa: ¡están en otro sueño! ¡El primero estaba dentro del segundo! Aún y todo fracasan en su intento.

Deben huir, pues les van a matar quienes les contrataron. Saito les ofrece la salvación, y en el caso de Cobb limpiar su expediente para volver a casa, a cambio de que le introduzcan a un rival el Origen. Origen es la idea primigenia que se le mete a alguien haciendo parecer que es suya. Arthur asegura que es imposible, pero Cobb le desmiente. Tiene motivos para ello: Tras estar en un sueño más de cincuenta años con su mujer, harto del mundo virtual, Cobb le metió a su mujer la idea de que estaban en una ficción y que solo podían salir despertando. Pero el Origen funcionó tan bien que desde entonces Mal siempre creyó vivir en un sueño, motivo de su suicidio.

Necesitan ayuda y es por ello que buscan a sus posibles socios. Hasta París viajan para pedirle a su padre Miles (Michael Caine) su mejor alumna, Ariadne (Ellen Page). En África encuentran al mejor falsificador de identidades, Eames (Tom Hardy) y no muy lejos al mejor químico, Yusuf (Dileep Rao). Los cinco formarán el equipo junto a Saito, a quien llamarán el turista. Conoceremos los tótems, objetos especiales que debe tener cada miembro para saber que ha dejado de soñar. El de Cobb es una peonza, que en sueños nunca se cae. Tendremos ocasiones de ver a la peonza sucesivamente hasta el final.

Dileep Rao, Tom Hardy, Joseph Gordon Levitt, Leonardo Di Caprio, Ellen Page eta Ken Watanabe

El objetivo es conseguir que el heredero de la mayor empresa energética, Robert Fischer (Cillian Murphy, actor fetiche de Nolan junto a Michael Caine y Christian Bale) disuelva el imperio de su moribundo padre Maurice (Pete Postlethwaite).

Para ello tienen un plan. Se dormirán durante diez horas para sumergirse en tres sueños concatenados, en los que pueden llegar a vivir una semana en el primer nivel, seis meses en el segundo y diez años en el tercero. Para ello recurren al poderoso sedante que realizará Yusuf. Para despertarse de todos los sueños deben combinar las denominadas patadas, esas situaciones como las que vives cuando parece que te estás cayendo de un precipicio y te despiertas del sueño de un salto.

En el primer nivel raptan a Robert y le hacen creer que están torturando al consejero de su padre y su casi padrino Browning (Tom Berenger), quien en realidad es Eames, para robar el testamento de Maurice, que dice que quiere destruir el imperio.

Los planes no van bien. Otros extractores aleccionaron a Robert y ahora posee un subconsciente muy seguro y agresivo. Fruto de ello Saito recibe un disparo mortal. El problema es muy grave, pues se dan cuenta que si mueren no despertarán, sino que se sumergirán en un limbo creado por puro subconsciente, del que pueden no regresar. Deben apresurarse y sincronizar las patadas. La patada del primer nivel será una espectacular caída al río con una furgoneta desde un puente.

Entran en el segundo nivel y ahí le dicen a Robert que su objetivo es el contrario, que hay alguien, Browning, que quiere meterle una peligrosa idea en la cabeza y para ello deben meterse en su sueño para averiguar su deseo.

En el tercero se encuentran sitiando una fortaleza inexpugnable en una cordillera nevada, donde Robert se encontrará con Origen.

La historia se va acelerando (dentro de lo que puede caber en dos horas y media), y el espectador se verá cada vez más confuso y agobiado, sin rumbo y seducido por impresionantes imágenes, que nos evocarán irremediablemente a la inevitable Matrix. En una escena, cuando la furgoneta tiene un accidente y está dando espectaculares vueltas de campana el movimiento casi se congela, al tiempo que en el segundo nivel nos encontramos a Arthur luchando con guardaespaldas en un pasillo de hotel en gravedad cero, andando por las cuatro paredes. O veremos como Ariadne dobla Paris confundiendo cielo con suelo y andando verticalmente. Y solo son dos escenas de esta gran montaña rusa.

La historia se va complicando, Mal entra en escena y mata a Robert, al tiempo que muere Saito y tanto Cobb como Ariadne deben bajar al limbo, un escenario creado por Cobb y Mal que ahora parece el apocalipsis.

Un film que realmente impresiona, cuya mayor virtud es implicar al público hasta el punto en el que Nolan nos mete su propio Origen dejando una duda al final de la película que me obligó a un segundo visionado para estar totalmente seguro de mi percepción. Imprescindible en mi opinión.



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

et cetera
%d bloggers like this: