AbainGoardia











{2011/05/14}   Noticias de ninguna parte

Noticias de ninguna parte

William Morris

ISBN 978-84-938327-4-2

308 páginas

Enero de 2011

Capitán Swing Libros

Hasta ahora hemos presentado en este sitio diferentes libros o películas distópicas, aquellas en las que se nos presentaban sociedades enfermizas. En esta ocasión proponemos algo diametralmente opuesto.

La editorial Capitán Swing Libros nos ha deleitado en sus aproximadamente dos años de vida con excelentes publicaciones, con una cada vez mayor cuidada presentación, y con contenidos en algunos casos tan valientes como curiosos.

Este año (por ahora) nos propone dos novelas utópicas. Una es El año 2000 de Edward Bellamy. La segunda es esta novela de Morris.

William Morris fue una relevante figura inglesa de la segunda mitad del siglo XIX. Socialista, reformador social, diseñador, muy ducho en la arquitectura, creo diferentes compañías de diseño propias impulsando rompedoras ideas en lo que se refería al funcionamiento tanto de su entorno como de la propia sociedad en sí.

Noticias de ninguna parte es el relato de un hombre, un reputado cincuentón londinense de finales del siglo XIX al que le gusta juntarse en el club con sus amigos para discutir sobre la sociedad venidera. Una noche se marcha a su cuarto y como de costumbre se echa a dormir.

Más que dormir, diríamos que hiberna. El hombre despierta a mediados del siglo XXI (no se especifica la fecha en el libro). Pero no encuentra un Londres lleno de rascacielos, ni verá increíbles vehículos, ni siquiera encontrará velocidad. La ciudad triste que dejó al dormir ha desaparecido. En su lugar encuentra inmensos prados, muchas de las casas y fábricas han sido derruidas y otras se han construido. Los oxidados puentes de hierro han sido sustituidos por otros de piedra y madera. No hay máquinas. Los habitantes van a pie o a caballo, son muy felices, trabajan de buena gana (el trabajo nada tiene que ver en absoluto con lo que nosotros conocemos), la esperanza de vida es muy grande y la gente se conserva muy bien (al punto de encontrarse con mujeres de cuarenta y muchos con aspecto real de muchachas de veinte) y los niños no están en las escuelas, se educan al aire libre y por propia iniciativa.

El hombre se encuentra absolutamente abrumado por aquel paisaje (lo cual no es sorprendente, todo sea dicho) y busca respuestas. Pide explicaciones al hombre que encuentra a su paso y este decide llevarlo a ver a su bisabuelo de ciento cincuenta años. El anciano le contará cómo colapsó la sociedad industrial mediante una revolución y su posterior guerra y como los obreros, para acabar con su esclavitud, y los patronos, para evitar que cayesen en manos de los obreros, cometieron la acción más radical posible: la destrucción de la máquina. El anciano hace una acertadísima descripción de la antigua sociedad, que es perfectamente extensible a la nuestra: “Aquel sistema únicamente encontró la perfección en la creación de máquinas que creaban productos totalmente inútiles y que se estropeaban deprisa”.

Es un libro agradable, aunque he de reconocer que se me hace demasiado lento, demasiado sosegado. Será cosa de la utopía, que suponemos que es sosiego y calma. Esa relajación solo se ve rota en tres ocasiones. El relato del anciano, el encuentro con escasísimos añoradores del antiguo régimen, y un crimen pasional, con el que veremos lo que entienden por justicia.

Libro elegante, recomendable, es de destacar las laboriosas descripciones de edificios y construcciones fruto de la deformación profesional de Morris. Merece la pena dedicarle un rato a su lectura.



Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

et cetera
%d bloggers like this: